Carmelo de Santa Teresa

Casa de retiros espirituales - La Plata

carmelo-laplata

La oración

"Tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama" (Santa Teresa de Jesús, V 8,5).

La oración, comunicación de amor, es camino de plenitud y de realización humana. La escuela mística del Carmelo Descalzo guía al hombre a su profunda realización a través del camino de la interioridad, del penetrar dentro de sí mismo. Este bucear por el mar de su interioridad, brinda al ser humano un conocimiento de Dios y a la vez, de sí mismo. Jamás nos terminamos de conocer si no procuramos antes conocer a Dios (cf 1M2,9).

Es tiempo de buscar a Dios enamorado dentro de nosotros mismos. Esta búsqueda es facilitada por la oración, puerta para entrar dentro de nosotros y diálogo entre amigos, procurando la soledad y el silencio. En este "tratar" con nuestro mejor Amigo, necesitamos concentrarnos en su persona, en su vida, en sus obras, centrar nuestra atención en Jesús. Por eso es importante que nos preparemos para mirar a los ojos a nuestro Amigo, que es fijar toda nuestra atención en El.

Por la constancia salvarán sus almas (Lc 21, 19). La perseverancia es fundamental para la oración. No un día ni dos, sino constantemente, todos los días de nuestra vida. Así, y sólo así, con el favor de Dios y el esfuerzo cotidiano, se llega a ser orantes. Dios no falta. Falta nuestra voluntad, para seguir firmes en este camino de ser servidores del Amor (cf V 11, 1). La constancia, día tras día, en este impulso del corazón (cf. Ms C 25r) va afirmando esta amistad, convirtiéndonos en amigos fuertes del Amor de los amores, va purificando nuestra intención en la oración a la par que Dios nos va favoreciendo con sus dones. Si persevera, Dios no se niega a nadie (cf V 11, 4). Se da Dios a quien ve que constantemente lo desea. Y lo desea en esa soledad sonora donde se escucha el silencio amoroso del Amado, única Presencia que puede llenar verdaderamente al hombre. Tratando a solas con El solo. Es importante procurar la soledad para la oración como Jesús, que se retira a la soledad para su encuentro con el Padre. Se necesita este ambiente de soledad y silencio para el diálogo con Dios, donde se encuentra la comunión con los hermanos.

Su amor está seguro. Sabemos que nos ama hasta el extremo (cf Jn 13, 1). No dejemos a Aquel que pide de nosotros esta entrega generosa, donde se obtienen todos los dones, lugar privilegiado donde Dios quiere regalarnos sus gracias. No tengamos miedo de dedicarnos a la oración, en invertir tiempo en cosa que tan bien se gasta. "El que huye de la oración, huye de todo lo bueno" (San Juan de la Cruz)

Oración por la Patria

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.

Nos sentimos heridos y agobiados.

Precisamos tu alivio y fortaleza.

Queremos ser nación,

una nación cuya identidad

sea la pasión por la verdad

y el compromiso por el bien común.

Danos la valentía de la libertad

de los hijos de Dios

para amar a todos sin excluir a nadie,

privilegiando a los pobres

y perdonando a los que nos ofenden,

aborreciendo el odio y construyendo la paz.

Concédenos la sabiduría del diálogo

y la alegría de la esperanza que no defrauda.

Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor,

cercanos a María, que desde Luján nos dice:

¡Argentina! ¡Canta y camina!

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.

Amén.